Cientos de migrantes centroamericanos salen cada día de sus países de origen con la intención de llegar a Estados Unidos, con el sueño de encontrar una vida digna. Para llegar a este país, han de atrevesar primero México. Muchos de ellos lo hacen montados sobre los vagones de unos grandes trenes de mercancías que atraviesan el país. El trayecto que realizan es duro y está lleno de peligros; no solo por el hecho de viajar encima de un tren de mercancias sin ninguna seguridad, si no también por los grupos de carteles de la droga que les atracan con violencia o por las fuerzas de seguridad que les persiguen. Un grupo de mujeres de un pequeño pueblo mexicano, junto al que pasan estos trenes, se organizó, hace ya más de 20 años, para ayudar a estas personas que se juegan la vida para conseguir llegar a Estados Unidos. Además de proporcionarles alimento y agua cuando pasa el tren al que llaman "La Bestia", han creado un albergue en el que los migrantes son atendidos y pueden descansar y recuperar fuerzas en un lugar seguro.  Un grupo de mujeres valientes y decididas que ofrecen su ayuda altruistamente, al que se conoce como "Las Patronas". Una mujer integrante del grupo "Las Patronas" espera mientras pasa el tren, preparada para repartir comida a los migrantes que viajan en él.

RUBEweb